25 de agosto de 2014

Crema de apio y pistacho


Apio!!! una de mis verduras favoritas. Hay personas que les carga el apio, que le encuentra gusto a "nada", que gente más rara digo yo jeje, porque no hay nada mejor que la ensalada de apio palta, un clásico en muchas casas chilenas. Pero bueno, es cosa de gustos, y puede ser verdad que algunos lo encuentren un poco desabrido, ya que está compuesto de casi un 95% de agua.

Pero el apio es un gran aliado de los guisos de invierno, de caldos y sopas, les aporta mucho sabor, sus tallos y hojas les dan un gusto particular, además de ser un aliado de nuestra salud. 
Conocidos son sus beneficios desinflamatorios alcalinizadores del organismo, por lo que el apio es fundamental en toda dieta desintoxicante, por esto mismo es fundamental para combatir los radicales libres, protegiéndonos contra el envejecimiento y enfermedades degenerativas.


Hablando de aquellas propiedades y de lo bien que nos hace, es un excelente depurador, por la gran cantidad de potasio que posee, que junto con el agua lo hace especial para desintoxicarse y botar el exceso de líquido del cuerpo, por su efecto diurético. Una ensalada de apio junto con cebolla cruda, aliñada con limón, cumpliría con este objetivo.



Además es una verdura muy rica en aceites esenciales, especialmente limoneno, otorgándole facultades antisépticas, fungicidas y antibacteriales, un caldito y sopa de apio (como la que viene a continuación) es especial para el resfrío, mata los bichos. Pero ojo, que algunos de estos aceites, como el apiol, están contraindicados para las embarazadas pues estimula el útero, pudiendo provocar contracciones y abortos espontáneos (pero no hay que exagerar, esto es tomando el apio como medicina, no por comerse una ensalada).

Generalmente al apio lo pelan para sacarle las fibras largas que tiene, lo cortan en palitos más chicos y los desaguan dejándolos reposar en agua, para quitarle una supuesta amargura que pudiera tener; pero a mi me gusta picado así no más, es decir cortar el tallo transversalmente, bien fino, con su fibra y todo, lavado sólo bajo el chorro del agua, con harto limón aceite de oliva y sal.
Esta crema de apio que hice quedó bien sabrosa, forma un buen complemento junto con los pistachos. 




Crema de apio y pistachos

Ingredientes:
- 5 varas de apio picadas

- 1 puñado grande de pistachos pelados sin sal
- 1 cebolla morada chica, picada fina
- 1 cucharadita de semillas de hinojo
- 1 puñado de hojas de cilantro
- 1 puñado de hojas de perejil
- 1 papa pelada y cortada en dados 
- agua, cantidad necesaria
- crema o yogurt natural o leche vegetal a gusto (lo que se prefiera)
- sal de mar y pimienta
- aceite de oliva
- mantequilla (opcional)



1. Moler las semillas de hinojo en un mortero. Reservar.

2. En una olla con aceite de oliva caliente echar la cebolla y saltear a fuego bajo con sal, agregar las semillas de hinojo molidas, el apio y los pistachos y saltear unos 5 min.
3. Echar agua a la olla hasta tapar el apio, incorporar la papa, el cilantro y el perejil.
4. Dar un hervor y luego bajar el fuego. Cocinar hasta que la papa esté blanda.
5. Licuar todo, bien molido (la papa le dará una consistencia sedosa). Volver a la olla y agregar una cucharada de mantequilla, si se quiere usar, hasta que se derrita.
6. Servir con una cucharada de yogurt natural o un chorro de crema, o leche vegetal a gusto. Sazonar con sal, pimienta y espolvorear con pistachos.



fuente propiedades del apio: whfoods.com, 
http://www.botanical-online.com/