9 de febrero de 2015

Leche de coco y sésamo con frutillas


Despues de harto tiempo, vuelvo el 2015, con un nuevo post. Esta vez hice una leche vegetal con fruta, especial para pasar el calor. Me encantan las leches vegetales, la que más hago es la de almendras. A mis hijos también les doy, les gusta mucho mezclada con frutas. Son muy nutritivas y un buen reemplazo a la leche de vaca. Para esta receta elegí hacer una leche casera de coco y sésamo, este último es altísimo en calcio, el cual combinado con los oligoelementos del coco, hacen de esta bebida algo muy nutritivo y completo.

El coco es una de la semillas más grande que encontramos en la naturaleza. Se consume el agua que guarda en su interior y su pulpa fresca o seca, todos los componentes tienen su valor nutritivo particular. 
El coco se da muy bien en los trópicos y pareciera ser milagroso. Tiene propiedades fungicidas, antibacteriales y antiparasitarias, por nombrar sólo algunos de sus muchos beneficos.

El agua de coco se extrae de los cocos verdes, inmaduros. Se le conoce como el gatorade natural, ya que es isotónica (restaura los electrolitos perdidos por la sudoración excesiva), es lo mejor para rehidratar y completamente natural! así que ya sabe, prefiera el agua de coco, así se evitan esos colorantes fosforescentes y otros químicos tóxicos de las bebidas isotónicas artificiales. 




La pulpa se consume cuando el coco está maduro y ya se ha formado la grasa. A partir de la pula fresca se elabora la leche de coco, pero en su defecto yo la preparé con coco seco en escamas, hidratado durante la noche.

La leche de coco recubre el estómago y calma la úlcera gracias a sus componentes citoprotectores.
Por su gran cantidad de minerales, como el calcio, fósforo, hierro, zinc (entre otros) y de oligolementos (cromo, bario, manganeso, níquel, estroncio y muchísimos más) es un excelente antioxidante. No por nada es el componente esencial de cremas y lociones nutritivas. Muy buen aliado contra los radicales libres y enfermedades degenerativas.


 

El aceite de coco es sumamente saludable. Hay personas que le tienen miedo por la cantidad de grasas saturadas que tiene. La verdad es que sí, tiene muchas grasas saturadas, pero este tipo de grasa es sumamente saludable, son ácidos grasos de cadena media que no se acumulan como grasa, sino que son utilizados por el organismo directamente como energía. Cerca del 45% de estas grasas es ácido láurico, un tipo de grasa que se encuentra en la leche materna, con capacidades bactericidas y fungicidas. Este aceite tiene cientos de propiedades benéficas, por nombrar unas pocas: regula el azúcar en la sangre, mejora la digestión, propicia la absorción de calcio, combate la candidiasis, combate el cáncer, etc, etc... Existen muchísimas terapias con aceite de coco, sólo hay que buscar para qué tipo de dolencia y listo.




Leche de sésamo y coco con frutillas

Ingredientes
- 1/2 taza de sésamo sin tostar (crudo)
- 1/2 taza de coco en láminas
- agua, cantidad necesaria
- 4 dátiles sin carozo
- 1/2 vaina de vainilla
- 1 cdta de aceite de coco (opcional)
- 1 taza de frutillas maduras, partidas




1. Poner el coco en un bol con una taza de agua y en otro bol el sésamo con abundante agua. Dejar remojando durante toda la noche. Al otro día botar el agua del remojo del sésamo y enjuagar. Conservar el agua del coco.
2. En una licuadora poner el sésamo junto con el coco y su agua de remojo. Añadir suficiente agua fresca hasta alcanzar 1 litro. Licuar bien. Cuando esté todo bien molido colar con la ayuda de un lienzo, exprimiendo bien para extraer toda la "leche" de la pulpa.
3. Enjuagar la licuadora y verter nuevamente la leche recién hecha. La pulpa puede utilizarse en otras preparaciones (como galletas por ejemplo). Echar a la leche los dátiles, la mitad de la vaina de vainilla y el aceite de coco (esto es para darle un poco más de cuerpo y hacerla más nutritivas, pero no tienes no importa). Licuar nuevamente hasta moler completamente los dátiles y la vaina.
4. Echar las frutillas y licuar hasta moler. Verter en vasos y tomar frío. 

El sabor de esta leche es bien ligero y refrescante, personalmente me gustó mucho. Si se quiere la leche más espesa, agregar menos agua.



fuentes: http://www.botanical-online.com/ -  http://www.aceitedecoco.org/